La flexibilidad en la logística

Actualmente la flexibilidad es quizá el factor más importante en la cadena de suministro debido al entorno tan cambiante e impredecible en el que se mueven los clientes.

Flexibilidad significa adaptación, y en logística quiere decir contar con los sistemas y procesos necesarios para continuar con el ritmo que marcan los clientes y la industria.

En muchas compañías la planeación de la producción y distribución se realiza de manera quincenal, lo que hace que se requiera una gran capacidad de adaptación para reaccionar en el menor tiempo posible a problemas relacionados con rutas, volúmenes, envíos y entregas.

En estos tiempos la capacidad de reaccionar rápidamente es crítica, y las compañías sólo pueden hacerlo a través de una cadena de suministro digital. Atrás quedaron las hojas de cálculo, el correo electrónico y el fax para actualizar diferentes estatus. Una coordinación de flujos de información eficiente entre las áreas de suministro, almacén, producción, gestión de pedidos y expedición es vital para responder a las exigencias de los clientes, lo que a su vez reduce inventarios y costos de envío.

Una logística flexible conlleva una cadena de suministro digital conectada que, desde la nube, centraliza y comparte información originada en los sistemas de producción, administración, logística y otros; se convierte en un panel de control que une en tiempo real sistemas, procesos e información y se caracteriza por tres factores:

  1. Modelo de entrega: implementar un software como servicio (SaaS) que contribuya con la creación de redes fuera de la compañía y la beneficie financieramente al igualar ahorros y costos.
  2. Funcionalidadse trata de combinar las mejores prácticas comerciales con herramientas de administración de cadenas de suministro que se puedan desplegar por módulos.
  3. Servicios: consiste en añadir a la plataforma funciones de analítica, evaluación comparativa, inteligencia de negocios, ingeniería y administración.

Esta flexibilidad planeada puede alcanzarse a través de sistemas perfeccionados de logística funcionales (capaces de realizar ciertas tareas), precisos (seguros y estables en las operaciones), de rápida implementación y, sobre todo, configurables.

Para reaccionar de manera ágil es aconsejable implementar estándares de logística basados en las mejores prácticas internas que superen las dificultades y excepciones. Aplicar normas a procesos, instalaciones, equipo e infraestructura dará como resultado una serie de soluciones estandarizadas y estructuradas que permitirán reaccionar de manera flexible ante cualquier complejidad.

Contratiempos que pueden solucionarse con una logística flexible

Fuente de la informacion:

https://blog.solistica.com/la-flexibilidad-en-la-logistica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *